Archivos de la Categoria ‘Prensa’

Teoría de los juegos

miércoles, noviembre 11th, 2020

En su formulación inicial, la Teoría de los Juegos, surge como un intento de definir cómo debemos comportarnos los seres humanos en los conflictos humanos interpersonales adoptando un punto de vista racional. La Teoría de los Juegos es, ante todo, un sofisticado aparato matemático de análisis de cierta clase de situaciones que, metafóricamente reciben la denominación de juegos.

Los juegos se caracterizan por la interacción de dos o más jugadores, que persiguen diferentes fines, tales como ganar el juego, derrotar selectivamente a uno o varios jugadores, o simplemente llegar a cierto grado de equilibrío suficientemente satisfactoria para todos y se conducen estratégicamente, es decir, como sujetos racionales en medios en los que otros sujetos, también racionales persiguen igual que ellos fines que pueden entrar en conflicto. Los juegos pues, son escenarios  en los que surgen paradógicamente tanto estrategias de conflicto como de cooperación o alianza.

Como modelizaciones, los juegos permiten seleccionar y estudiar grupos de variables que se consideran centrales en un determinado contexto, mostrando su influencia en la conducta de los actores y, como en el ajedrez, previendo tipos de respuestas ante determinados movimientos.

En la imagen: Fotografía de Grafèin de un aspecto parcial de la exposción COSMOSIS realizada en Imatra

Materialismo histórico

martes, septiembre 15th, 2015

Buscad primero comida y vestimenta, que el reino de Dios, se os dará luego por si mismo. (Hegel,1.807)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La lucha de clases que no puede escapársele de vista a un historiador educado en Marx, es una lucha por las cosas ásperas y materiales sin la que no existen las finas y espirituales. A pesar de ello estas últimas están presentes en la lucha de clases de otra manera a como nos representaríamos un botín que le cabe en suerte al vencedor. Están vivas en ella como confianza, como coraje, como humor, como astucia, como denuedo, y actúan retroactivamente en la lejanía de los tiempos. Acaban por poner en cuestión toda nueva victoria que logren los que dominan. Igual que flores que tornan al sol su corola, así se empeña lo que ha sido, por virtud de un secreto heliotropismo, en volverse hacia el sol que se levanta en el cielo de la historia. El materialista histórico tiene que entender de esta modificación, la más imperceptible de todas.

WALTER BENJAMIN. Tesis de Filosofía de la Historia en DISCURSOS INTERRUMPIDOS I Taurus Ediciones 1.973

Modulor

miércoles, julio 16th, 2014

Entre los años 1.942 y 1.948 Le Corbusier desarrolló un complejo sistema teórico-práctico inspirado en la tradición greco-latina, que culmina en el renacimiento, en el cual establece una relación directa entre las proporciones que tienen las edificaciones y las medidas del cuerpo humano.

Sentimos placer y protección cuando el cuerpo descubre sus resonancias en el espacio. Cuando experimentamos una estructura establecemos inconscientemente una analogía con huesos y músculos. La comprensión de la escala implica el inconsciente dimensionamiento de un objeto o un edificio con el propio cuerpo.

45_le-corbusier-le-modulor-dor

Por otra parte, la “máquina para habitar” supone la integral conversión en mercancía de lo doméstico y que supone la liberación de tiempo que permite la existencia del ocio, cuyo consumo, a su vez, se presenta como un ejercicio de la facultad individual de elegir.

Cartografías

miércoles, abril 30th, 2014

La fuerza de una carretera varía según se la recorra a pie o se la sobrevuele en aeroplano. Así también, la fuerza de un texto varía según sea leído o copiado. Quien vuela, sólo ve cómo la carretera va deslizándose por el paisaje y se desdevana ante sus ojos siguiendo las mismas leyes del terreno circundante.

Der-Kragstuhl1

Tan solo quien recorre a pie una carretera advierte su dominio y descubre cómo en ese mismo terreno que para el aviador no es más que una llanura desplegada, la carretera en cada una de sus curvas, va ordenando el despliegue de lejanías, miradores calveros y perspectivas como la voz de mando de un oficial hace salir a los soldados de sus filas. Del mismo modo solo el texto copiado puede dar órdenes al alma de quien se lo está trabajando, mientras que el simple lector jamás conocerá los nuevos paisajes que, dentro de él,  va convocando el texto, esa carretera que atraviesa su cada vez más densa selva interior: porque el lector obedece al movimiento de su Yo en el libre espacio aéreo del ensueño, mientras que el copista deja que el texto le dé órdenes.

Alvar-Aalto

De ahí que la costumbre china de copiar libros fuera una garantía incomparable de cultura literaria, y la copia, una clave para penetrar en los enigmas de la China

Proceso y corte

miércoles, abril 9th, 2014

Podríamos decir que la clave de todo proceso está en la idea de sucesión, proceso y tiempo están íntimamente relacionados en una deriva simultánea como progreso,  no obstante, al carecer esencialmente el proceso y el tiempo  de un final asignable, precisaríamos de un corte capaz de delimitar su inversión:  el regreso

Si queremos mostrar un proceso tendremos primero que llegar a un final para luego desandar el camino y regresar reconstruyendo sus diversas fases, es sabido que no existe una única forma de interpretar el camino, de modo que convencidos de que toda reconstrucción no es sino un artificio, nos serviremos de un sugestivo lugar construido  en un escarpado acantilado de costa da morte  por Antón García Abril de Ensamble Studio en un guiño a Le Corbusier y el mítico  Le Cabanon.

Trufa-8

Podemos preguntarnos qué  materiales se emplean en esta construcción, como se ensamblan y que tipo de cosa o suceso producen y es que en este proceso (2006/2010) los ejes de reflexión de Ensamble Studio parecen pivotar entre pensar la técnica asignándole un papel creativo y pensar la relación conceptual de la naturaleza con la misma, en un intercambio de propiedades  donde la tierra aporta según sus propias palabras:  textura color y forma y el hormigón dota a la tierra de fuerza y estructura interna.

Trufa-1

Su construcción es aparentemente sencilla. Se perfora un agujero en la tierra formando con la tierra extraída un dique de retención para ejercer presión hidrostática sobre el hormigón en masa que se verterá posteriormente sobre los fardos de heno previamente instalados en el hueco. Los fardos de heno producen un vacío allí donde la dilatación compresión y calidades tectónicas buscan dinamizar el espacio. El positivo de la construcción es el vacío, el negativo la forma. La arquitectura en este caso, sucede cuando se produce un corte (radial directamente sobre el hormigón). Si todo proceso puede llegar a ser infinito, igualmente sucede con el regreso, tanto nos da mirar hacia adelante como hacia atrás para mostrar un proceso, de modo que nos serviremos interesadamente de este corte  para realizar un camino inverso, invocar a la joven  ternera Paulina que durante un año rumió todo el heno (50m3) y logró el vaciado de la roca,  vaciado que nos conduce  directamente a la exposición Cosmosis realizada en Bilbao.  Comisariada por Pilar Blanco en 2002 en Imatra  con el lema Arquitectos/Artistas y la participación de un número notable de profesionales de estas disciplinas se  abordaron  muchas de las cuestiones  formuladas  y felizmente resueltas en este singular proyecto de Ensamble Studio

Trufa-2

Actualmente se presentan re-actualizados en Imatra, calle Costa 12-14 de BILBAO una selección de proyectos en los que  la idea de proceso forma parte consustancial, y el diseño como constructo  se muestra capaz de dar forma poética a lo pragmático

Oteiza

jueves, marzo 27th, 2014

Periodos clásicos en los que un estilo alcanza su perfección propia y los creadores explotan hasta consumarlas y quizá agotarlas las posibilidades suministradas por un arte de inventar que ellos han heredado y períodos de ruptura, en los que se inventa un nuevo arte de inventar y se engendra una nueva gramática generativa.

Foto del día 22-09-13 a la(s) 11.52

Pilar Blanco.  Imatra

Arraigo

martes, abril 23rd, 2013

Arraigo frente a fugacidad

Una proliferación incesante de artistas acabaría con el arte. Provocaría su descrédito. Algo misterioso, escurridizo, singular y casi inalcanzable por definición no es ni democrático ni políticamente correcto: no está al alcance de todos. Tampoco está al alcance de cualquiera ser un buen artesano, atento, experimentado y fino. Pero una formación manual acerca esa posibilidad y, al contrario de una lluvia de artistas, una proliferación incesante de buenos artesanos no solo no acabaría con la artesanía. Todo lo contrario: crearía un mundo mejor.

El trabajo artesano implica, por definición, la mano del hombre, el cuidado de una persona. Esa mano y esos ojos son claves para la calidad de la vida cotidiana. Los trabajos de los artesanos -sean éstos obreros, herreros, carpinteros o arquitectos- no figurarán en las portadas de las revistas que buscan edificios espectaculares como fuegos de artificio. Sin embargo, conocedoras de la necesidad de cuidar y tratar de mejorar las tradiciones, esas obras ofrecen continuidad con la vida frente a la interrupción que exigen las burbujas.

Como un “injerto en la tradición mediterránea” definen los arquitectos Jaume Mayol y Irene Pérez (TEd´A Arquitectes) la vivienda que han levantado en Sa Pobla (Mallorca), una casa nacida con capacidad de envejecer y de absorber el paso del tiempo en lugar de enfrentarse a él y deteriorarse con los años. La casa -construida en parte por su propietario, que levantó la fachada con cantos y tierra sacados del propio terreno- está pensada a partir de lo que existía en el lugar: un recinto de piedra y una fachada de marés, la piedra local. Así su arquitectura viene de la tierra y busca volver a ella, arraigarse en el lugar.

La planta de la vivienda dibuja una cruz de estancias interiores en un volumen casi cúbico y así deja las esquinas vacías como patios y porches. Esa combinación de espacios interiores y exteriores recogidos por una misma carcasa exprime las posibilidades del espacio intermedio, el que ofrece mayor confort. Ni dentro, ni fuera: es en esos lugares sombreados, o protegidos de los vientos donde se vive mejor. Tal vez por eso, los autores de este proyecto aseguran que las arquitecturas capaces de absorber el paso del tiempo “son humanas: tienen arrugas y texturas”. Están además próximas a quienes las habitan. Y así frente a las construcciones momentáneas y artificiosas que son flor de un día, ellos oponen su arquitectura telúrica, un hacer que valora lo que hay, lo que permanecerá y cómo vivirá lo construido. Se trata de saber envejecer frente al esfuerzo ímprobo de intentar mantenerse eternamente joven. Esa sabiduría vital puede aplicarse a la arquitectura. Y el conocimiento de la tradición, frente a la arrogancia del desprecio por lo existente, abre la puerta a un acercamiento al paciente arte de enriquecerse, en lugar de estropearse, con el paso del tiempo.

Mayol y Pérez hablan de arquitecturas que “observan, entienden, traducen y actualizan la herencia de la tradición”. Se trata de avanzar sin correr, de asumir la responsabilidad de una herencia. De tomar conciencia de que es mejor la evolución que la revolución. En las nuevas arquitecturas telúricas hay espacio para todos: artesanos, operarios y creadores. En ellas por fin la permanencia ha desbancado a la urgencia.

ANATXU ZABALBEASCOA. Madrid. Publicado  originalmente en EL PAIS miercoles 17 de abril de 2013.

Composición de lugar

sábado, diciembre 17th, 2011

Parar el rojo que avanza. Se trata de ese rojo venoso que sólo en algunas ofrendas debe salir del cuerpo.

De noche, frente al autorretrato de I.S, ví el rojo avanzar, dí las gracias a que la figura contuviera aquello que se nos viene encima. También sentí que el cuadro me involucraba en esa tarea.

En F. Bacon las manchas rojizas actúan en extensión, como medio de situar aquello que deviene figura. Se trata en todo caso de rodear con el rojo la actuación de una incertidumbre, sucedida a través del trazo y de la mancha. Es un asunto de cercar las variables acontecidas. No se trata aquí de nada de esto.

En I.S. y respecto a resolver el qué se pinta, más que el cómo, parecería que la cosa se acercara a ser una rara especie de anunciación, dicho en el sentido de la presentificación de un gesto.

Pero en todo caso, sería esta una anunciación que trabaja con mucha “limpieza” la mancha, en tanto esta deviene la figura de lo visible. Es algo de la calma y la claridad en que se tematiza la mancha y se da paso al desasosiego.

¿Qué desasosiego?¿Es acaso el rojo que avanza?

En algunos iconos la superficie que ocupa el rojo del  manto de la virgen puede ocupar hasta tres cuartas partes de la tabla. Es también de alguna manera un rojo que avanza, máxime cuando la perspectiva se invierte y se dirige hacia el que mira, no por otra cosa que por amor hacia él.

Bien mire la virgen al cristo niño, bien mire ésta al espectador, nada defrauda en estos iconos el hechizo del mirar y ser mirado.

I.S. es valiente al presentar aquí cierta figura de la desazón, al pintar un rostro sin mirada. Es mostrarse como una materia atrapada, entre los leños-trazo-mancha y el rojo que avanza, como si el pintor encargara a ciertos vectores de nuestra visión parar ese avance anegador del rojo.

Y se da la cosa por algo que no pasa inadvertido.

Se trata de esa carne tan delicadamente pintada, como de corderito  esquilado.

Y digo así por ser carne que busca un sujeto.

Suyo

SCARDANELLI. 2011

portrait1

ALGUNOS DE MIS MEJORES AMIGOS. Octubre/diciembre  Imatra 2011

Temor y temblor

sábado, diciembre 10th, 2011

No imaginéis  a Friedrich asomado como su héroe, a las cumbre y a sus nubes, flotando en la claridad por encima de toda espesura.

lectores

Imaginadle afrontando un verdadero vértigo, el bosque profundo y eterno de las interpretaciones, una de otra, otra de alguna anterior,  ella sometida a cualquiera futura, leyendo, con los ojos extraviados en la memoria abierta bajo los pies de cada signo, algo que se pierde en un viaje hacia atrás y luego hacia adelante, sin origen ni destino, eternamente.

Ese viajero sois vosotros, ese viajero somos  -y  es éste, la cultura nuestro bosque de cumbres.

A la memoria de Jose Luis Brea

Impliegues

miércoles, octubre 26th, 2011

La vieja tragedia como arte pone en escena ciertos desgarramientos irreparables de esa ilusión de todos los días (la misma entonces y ahora), en ese tejido sinneóntico, envoltura de la existencia, que llamamos habitus/fluxus: excisiones irresolubles entre la rutina y la ilusión, la necesidad y la fortuna (anaké/tikhé), los dioses y el hombre, el ethos y su dáimon, la razón y las pasiones, la realidad y el deseo, la objetividad y el delirio, el destino personal y el colectivo, la templanza y la hybris y/ o las leyes de la sangre y las de la ciudad.

escenario1

Los cuerpos trágicos lo eran y lo son, tanto en la tragedia clásica como, por cierto, ahora mismo, solo y exclusivamente por su resistencia a ser completamente edificados, domesticados, di-sueltos y re-sueltos en términos de cualquier unilateral Verdad religiosa, metafísica, psicológica y/o política. Las representaciones trágicas en honor de Dionisos eran, justamente, la promesa y garantía de esa irreductibilidad. Y era el arte, entonces, siempre y ahora, quien custodiaba, simultáneamente, esa máxima cercanía a la verdad de los hombres y la perezosa, eterna, demora de su cumplimiento. Para la tragedia clásica, como para la experiencia cotidiana de la mayoría de los hombres, la verdad politeísta y abismal de los deseos humanos (esa verdad que crea burbujas en cuyo ámbito nos envolvemos efímeramente con amantes, amores, amigos y complices) mantiene a raya, todavía la obscenidad (metafísica) de un único deseo edípico de Verdad considerado en nuestra época como la verdad del Deseo.

El arte es siempre anterior al pensamiento ya que es aquello que crea el lugar mismo que permite pensar y que el pensamiento termina clausurando y enseñoreando. De ahí también que el lugar del pensamiento sea aquello que el pensamiento no sólo no puede pensar, sino que por ello mismo mismo, tiene que negar tachar y borrar.

LUIS CASTRO NOGUEIRA. Tecnos 2008. Extracto del libro ¿QUIEN TEME A LA NATURALEZA HUMANA? en Arte Terapias y Metafísica (para XOSÉ LOIS GUTIÉRREZ)