Años 60

jueves, julio 8th, 2021

En palabras del pensador alemán Walter Benjamin, cada época no solo sueña la siguiente, sino que soñadoramente alumbra su despertar. En ese sentido podríamos decir que los años 60 y 70 del pasado siglo XX fueron dos décadas de cambios sociales intensos caracterizados por la emancipación y la permisividad, en contraposición a la década precedente los años 50, que  todavía arrastrando las secuelas provocadas por la Guerra, cerró heridas y consolidó  un estilo de vida basado en aspiraciones domésticas, tranquilas y conservadoras  como la vivienda propia en un barrio periférico seguro y cuidado.

Conscientes de los errores de la generación anterior, los jóvenes se revelaban contra el orden establecido y aspiraban a crear un mundo mejor. Mientras los países occidentales se urbanizan rápidamente, surge una conciencia social colectiva en el que no es menor el interés por el sexo, las drogas y el rock´n´ roll que actuaron como  elementos unificadores e hicieron que los movimientos juveniles tuvieran tanta fuerza en la sociedad de los años sesenta. Ciudades como Londres, París o Nueva York se convirtieron en los epicentros culturales de este fenómeno y los enormes avances de los medios de comunicación de masas, hicieron posible una verdadera globalización de la cultura juvenil.  Las artes decorativas reaccionaron como un barómetro social ante estos cambios y reflejaron las esperanzas y las aspiraciones de esta generación.

A principios de los años sesenta, como en los anteriores, las artes decorativas estaban divididas en dos categorías distintas: los objetos hechos a mano, y los manufacturados en serie. Durante este período la noción de “buen diseño” continuó desarrollando un papel muy importante. Los productos finlandeses, por ejemplo, tenían mucha fama por su gran calidad y diseño integral. El diseño alemán estaba caracterizado por su concepción lógica y pureza formal, y fue en gran medida responsable del llamado ” milagro económico”. El diseño japonés continuó ejerciendo una fuerte influencia, sobre los artistas occidentales que se dejaban inspirar tanto por su estética tradicional como por los productos de consumo. (Continuará)

En la imagen fragmento de una instalación de Begoña Usaola para la presentación de la muestra SOMBRA junto a Gentz del Valle realizada en Imatra y la emblemática OttoWomb Chair y Ottoman tumbona característica de los años 50. diseñada por Eero Sarinen en 1946.

Milano Design City

sábado, septiembre 19th, 2020

Milano Design City 2020  Cappellini 28/09/ to /10/10

Más información en Imatra. Calle Costa 12-14- 48010 BILBAO info@imatrabilbao.com

Edificar

sábado, agosto 15th, 2020

Edificar. Del latín edificare. compuesto con las raíces aedes, edificio y facere, hacer. Construir una casa o cualquier obra de albañilería provista de techo, donde se pueda albergar alguien o algo. Servir una persona o sus actos,su religiosidad, su virtud, etc, de ejemplo que invita a otras personas a seguirlo. De María Moliner: Diccionario de uso del español

 Habituados en Imatra a dotar de sentido a las exposiciones, como una suma de ambientes, sonidos, luces, y obras realizadas muchas veces en colaboración. Así, en la fotografía realizada por Erika Ede, podemos ver un fragmento de la obra pictórica de Ana Román titulada: “El ruido que viene de arriba” (2007) además de  maqueta para vivienda unifamiliar O.G.B. y  lámpara  Kaiser Idell un diseño original Bauhaus sobre una mesa de linóleo rojo de Moormann.

Imatra. Calle Costa 12-14. 48010 BILBAO

   

La era de Edison

miércoles, agosto 7th, 2019

El 4 de septiembre de 1882, un hombre de 35 años llamado Thomas Alva Edison, que lucía un chaqué y llevaba sombrero de copa, giró una palanca que iluminó eléctricamente las oficinas que el banquero Morgan poseía en la esquina de las calles Broad y Wall, de Nueva York. Momentos después, el mismo Edis0n se despojaba de chaqué y sombrero para proceder a la reparación de un circuito que funcionaba defectuosamente. El inventor y hombre de empresa que había desarrollado la primera lámpara incandescente verdaderamente eficaz, junto con cables, enchufes, interruptores, fusibles y sistemas de instalación eléctrica, actuaba todavía como su propio mecánico.

Aquel 4 de septiembre de 1882, al encenderse las lámparas que iluminaron las oficinas del banquero Morgan, se iniciaba una nueva era que bien merecidamente fue bautizada con el nombre de Edison. Durante tres décadas se asistió a un cambio completo en casi todas las actividades humanas. Costumbres y métodos que perduraban desde los tiempos de los egipcios, griegos y romanos, desaparecieron de manera absoluta.

La aplicación de la energía eléctrica lo transformó todo. Tranvías eléctricos rápidos reemplazaron a los servicios públicos de transporte a base de tracción animal, lo que permitió a la gente alejarse varios kilómetros de sus lugares de trabajo. Cuando se construyeron las primeras líneas subterráneas, se logró eficazmente ensanchar los pulmones de las grandes ciudades.

La energía eléctrica aplicada a los ascensores permitió que los ingenieros y arquitectos pudieran edificar rascacielos, pues se había encontrado el medio de alcanzar con rapidez y seguridad alturas, donde se encontraban oficinas y viviendas, a las que difícilmente se hubiera llegado de tener que utilizar las antiguas escaleras.

El mundo que en 1914 entró en la que fue primera guerra mundial era bien diferente del que existía antes de demostrar Edison que había descubierto la aplicación práctica de la electricidad.

Edison tuvo la imaginación suficiente para comprender la importancia que tendrían las aplicaciones prácticas de la electricidad para el progreso de la Humanidad. Antes que él las investigaciones de los físicos alemanes Hermann von Helmholtz y Rudolf Hertz y luego los del francés Gabriel Lippmann lo hicieron de algún modo posible.

Algunas de estas reflexiones pudo haberse  hecho Ingo Maurer (1932/2019), cuando en 1966 prendado de la belleza desnuda de la bombilla que colgaba del techo donde se encontraba, pensó en Bulb, precisamente eso: una bombilla gigante homenaje a Edison. Hoy desde Imatra el sentido homenaje es a la memoria  de Ingo Maurer, diseñador, tipógrafo, y excelente profesional cercano y atento a colaborar, incluso en proyectos iniciales, como cuando accedió a colaborar para la exposición Historias Luminosas, realizada en 1996 en el espacio expositivo ARSsenal, del que Pilar Blanco fue socia fundadora

Las fuentes de energía cambian y el mundo en 2019 es absolutamente diferente, no obstante hay descubrimientos que generan diseños que no solo permanecen sino que forman y conforman el espíritu de su tiempo y nuestro presente más actual porque generan futuro

Making light

domingo, julio 7th, 2019

 RicchiPoveri monument for a bulb. Ingo Maurer. Even  though man´s relationship with artificial lighting has a long enough history for our responses to it to be deeply conditioned by tradition and memory, the electric light is still in the infancy. And its forms are continually envolving, driven by technological changes.

Litle more than 100 years old, it is too recent an invention to have had much chance to acquire the kind of cultural baggage that certain other areas of design, principally furniture, inevitably bring with them.

Live your garden

viernes, marzo 8th, 2019

We wait for you in: Messe Züritz  GIARDINA  halle 1D 40  -13-17 march

DVELAS shows its outdoor furniture design collection made with upcycled sails in Switzerland

Más información en Imatra. Calle Costa 12-14 48010 BILBAO. telf 94 415 76 90 www.imatrabilbao.com

Interacciones

lunes, octubre 8th, 2018

Cappellini at Moscow Design Week .  

Central House of Artist. Krymsky val street 10. Moskow

9/14 October 2018

 

Tercera época

lunes, agosto 20th, 2018

Los viejos hábitos que se empleaban para hacer y razonar las cosas ya no sirven de patrón a la hora de anticipar  y planificar soluciones. La circulación social actual de objetos, bienes y relaciones, no es ya el valor de uso que podamos asociarles ni aún el valor de cambio, sino, y por encima de todo, su valor estético, la promesa que contiene de una vida más intensa, más interiormente rica.  Imatra  tercera época incorpora en su práctica profesional el  trabajo inmaterial resultante de un proceso  caracterizado por la hibridación y por la mezcla de lenguajes de naturaleza diversa, en los que se incluyen elementos procedentes de la vanguardia artística, el arte pop o el minimalismo con otros relativos a los usos y costumbres de la sociedad actual.

Tercera Época

Método

lunes, julio 16th, 2018

El diseño constituye una disciplina que ha superado en mayor medida que las otras, más que la propia arquitectura, la frontera del experimentalismo estético y simbólico. Se trata de una experimentación que no cae en la pura contemplación estética, aunque solo sea porque el producto industrial debe tener en cuenta no solo su funcionalidad, sino también aquello que podríamos definir como “horizonte de espera” de los potenciales destinatarios. Siempre tenemos que interrogarnos acerca de donde proviene la  temperatura emocional en nuestra relación con los objetos

Normalmente utilizamos la palabra forma para indicar el diseño de los objetos, no obstante,  la tradición griega  establece la adecuada distinción entre los términos eidos (de raiz id, ver) y morphé (es decir, la materia modelada) dando a entender que la forma ideal y abstracta del objeto solo encuentra su realidad corpórea y su posible capacidad de ser disfrutada gracias a los materiales que realmente le dan forma. El estudio de los materiales y las innovaciones tecnológicas que el diseño industrial, por distintos motivos, pone al servicio del campo proyectual puede suponer una contribución de peso para la cultura del diseño y la arquitectura.

Pensamientos dispersos

martes, junio 19th, 2018

El diseño y su enseñanza se encuentran en una encrucijada. Un camino conduce a un jardín de fabulaciones, mientras el otro, en el que nos gusta situarnos al lado de otros pioneros,  abre nuevos caminos, que conducen a una tarea inagotable. Inagotable, porque  el destino de los objetos es de algún modo compartir el nuestro, por estar nuestra vida ligada de manera inextrincable a ellos. En un brillante ensayo escrito en 1934 “Las cosas y el ello” Ramón Gómez de la Serna, su célebre autor, nos dice cómo hay una América indescubierta en las cosas y cómo la materialidad de los objetos resbala en nuestras vivencias, por lo que debemos dejar que los objetos alcancen su autonomía

El buen desarrollo de los objetos está familiarizado con el ayer, reconoce las necesidades del hoy y trabaja para el mañana