Para llamar a Imatra

sábado, noviembre 9th, 2013

El pulsador de la entrada suministra la corriente eléctrica, por la que un  golpe de martillo activa dos fuentes de sonido que anuncian al visitante. Fue a mediados de los años 60, cuando Marcel Duchamp transformó el rol de espectador en un elemento activo y necesario de la obra de arte. El holandés Peter van der Jagt, colaborador habitual de Imatra es el autor del timbre que abre la pequeña muestra que comentamos, y que tiene como protagonista principal  el banco Serie Roure.

En un mundo globalizado, en el que la circulación de bienes, formas y mercancías trasciende cualquier frontera y entorno geo-bio-político, de identificación específico, la urgencia de implementar mecanismos de producción de identidad y diferenciación son más necesarios que nunca, suele repetir Pilar Blanco, es por eso que al introducir estos pequeños acontecimientos expositivos como un trabajo de arqueología, pretendemos abrir un espacio de recepción, una mirada retrospectiva para un mayor conocimiento de objetos, y muebles, que han supuesto un hito en el desarrollo del diseño profesional más avanzado, para una comprensión más cabal del momento presente.

Equilibrio entre el rigor y la ironía, oposiciones binarias entre dos términos opuestos y sus respectivos complementarios, jerarquía en la que los términos agrupados por pares mantienen entre sí relaciones de contradicción, contrariedad o complemento, por los que el sillón puede resultar incómodo, pero el añadido cultural lo hace confortable.