Método

lunes, julio 16th, 2018

El diseño constituye una disciplina que ha superado en mayor medida que las otras, más que la propia arquitectura, la frontera del experimentalismo estético y simbólico. Se trata de una experimentación que no cae en la pura contemplación estética, aunque solo sea porque el producto industrial debe tener en cuenta no solo su funcionalidad, sino también aquello que podríamos definir como “horizonte de espera” de los potenciales destinatarios. Siempre tenemos que interrogarnos acerca de donde proviene la  temperatura emocional en nuestra relación con los objetos

Normalmente utilizamos la palabra forma para indicar el diseño de los objetos, no obstante,  la tradición griega  establece la adecuada distinción entre los términos eidos (de raiz id, ver) y morphé (es decir, la materia modelada) dando a entender que la forma ideal y abstracta del objeto solo encuentra su realidad corpórea y su posible capacidad de ser disfrutada gracias a los materiales que realmente le dan forma. El estudio de los materiales y las innovaciones tecnológicas que el diseño industrial, por distintos motivos, pone al servicio del campo proyectual puede suponer una contribución de peso para la cultura del diseño y la arquitectura.