Pabellón Philips

miércoles, abril 11th, 2018

Anticipando las actuales tecnologías digitales de proyecto, así como procesos materiales que sirven para producir vida social y cultura, el Pabellón Philips diseñado por Iannis Xenakis y Le Corbusier en 1958 propone una síntesis capaz de integrar arquitectura, música, ingeniería y artes visuales. Realizado por encargo de Louis Kalff directivo de la firma holandesa Philips para la exposición internacional de Bruselas de ese mismo año; los elementos constructivos de este pabellón  están basados en las mismas estructuras de los impresionantes PH usados por Xenakis en Metástasis su primera gran obra orquestal.

La estructura es una composición asimétrica formadas por nueve paraboloides hiperbólicos conformados mediante piezas rectas de hormigón pretensado.

La planta se configura como un perímetro curvilíneo complejo de 25 x 40 metros desde donde se levantan tres puntos a manera de cumbres la más alta de las cuales alcanza 18 metros. La unión de éstas con el perfil de la planta, da origen a una serie de costillas realizadas en hormigón pretensado que a su vez generan los PH articulados que constituyen la piel exterior del pabellón.

De algún modo la asimetría de esta construcción singular escapa al mito de serenidad y clasicismo imperante en arquitectura que el propio Le Corbusier había contribuido a crear, permitiendo igualmente a Edgar Varèse concebir  y trasmitir sus ideas acerca de una música de la que no existían precedentes y fijarlos en un poema que correspondía al tiempo del espectáculo visual.