Una casa de película

domingo, octubre 16th, 2016

Entre lo íntimo y lo social, entre lo público y lo privado, la modernidad trazó una barrera que en esta experiencia cinematográfica y plástica legado de Jacques Tati funciona como una lección crítica de arquitectura en la que se enfrentan y contraponen dos formas de pensar la casa que son también dos formas de vivirla.


ma-oncle

La técnica puesta al servicio de la ordenación y adiestramiento de los espacios exteriores e interiores sobre los que se asienta la modernidad en la vida de los Arpel, encuentra su contrapunto en la estrafalaria casa de Monsieur Hulot y en la densa trama siempre cambiante de la calle, en la que estas dos casas comparten la condición de escaparate y experiencia, metáfora ambas de la subversión contemporánea.