Parete Organizzata

sábado, octubre 1st, 2016

Podríamos decir que esta pared por presentarse en un territorio limítrofe entre el arte,  la arquitectura, y el objeto de diseño, tiene como obra de arte la capacidad de captar la atención de quien la observa, de su espectador. Siguiendo a Merleau Ponty, reconocemos que la percepción es un acto de doble cara:  inmanencia y trascendencia.

txomin-badiola-foto-sonia-aguilera2-1024x683

Mientras recuperamos el sentido inmanente de la obra, en la experiencia de estar junto a ella, la misma obra que como principio creativo-formal discute la idea misma de contenido, trasciende la experiencia misma y nos reclama un “más allá” un infinito que no podemos aferrar, de este modo la obra, metafóricamente hablando se convierte en una ventana de infinito, y estimula nuestra capacidad de imaginar.

Si la pared se ha convertido en pared de infinito, ¿cual será el soporte, el fondo sobre el cual acontece la experiencia?. La respuesta no puede ser otra que existencial: El acto de objetivar la acción misma de habitar en términos arquitectónicos es simplemente el lugar donde se habita, una pared de arte es una pared de infinito. La pared es comunmente pensada como límite, siendo límite porque es una cosa propia de la disciplina arquitectónica, es al fin, aquí, muestra de la capacidad representativa del artista.

El sexto sabor

viernes, julio 8th, 2016

El mito no puede definirse ni por su objeto ni por su materia, pero tal vez podamos afirmar sin temor a equivocarnos mucho que los mitos no solo son el alimento simbólico del espíritu, como suele decirse, sino que simultáneamente, y de modo reversible, la comida, los alimentos para el cuerpo, se constituyen en uno de los códigos significativos de aquel.

pelota vasca

Construidos en su aspecto formal sobre una lógica de las cualidades sensibles los temas míticos se atienen a los cinco códigos sensoriales: visual,auditivo,olfativo, gustativo y táctil,  y se van interconexionando unos con otros dando soporte a la energía que permanece en los recuerdos, principio esencial del que proviene toda forma de vida y probablemente de olvido.

En Euskera “Indar”  designa conceptos como fuerza, valor capacidad y violencia, entendida ésta como la raíz vital que entronca con el centro de lo sagrado

el sexto sabor

En oposición a “Indar” “saudade” de origen portugués o gallego viene a ser como hambre. En palabras de Clarice Lispector “Saudade”ocurre cuando se come la presencia. Indarra es agalma y es renovar la fuerza, algo que en efecto puede ocurrir de forma  necesaria y enormemente contagiosa cuando se come y se comparte la comida.

Saber y sabor: conocimiento compromiso y saber gastronómico.