Materiales y procesos

jueves, junio 1st, 2017

Las clasificaciones tradicionales de los materiales aplicadas al diseño, basadas en características físicas, ya no nos bastan. Las “leyes” que en el siglo XIX se desprendían de tales clasificaciones ya no son tampoco válidas. Hubo un tiempo en que esas reglas tenían una función clara. La idea de autenticidad se convirtió en arma arrojadiza en la batalla contra las técnicas imitativas adoptadas por los nuevos materiales y técnicas. Los diseñadores aprendieron que no era aceptable que un material intentase pasar por otro, que cada materia prima debía tener su propio proceso, que las formas y técnicas del artesano no debían ser imitadas por la máquina y que las formas que dependen del material no deben ser reproducidas en materiales de nuevo desarrollo.

Pero a pesar de las lecciones aprendidas, no se dejó de copiar. La situación quedó fuera de control cuando los principales diseñadores de los sesenta empezaron a romper las reglas. Las posibilidades de los materiales sintéticos parecían no tener límites. Apareció también una fascinación por la cultura de masas. El “mal gusto” lo kisch se convirtió en una importante fuente de inspiración. La situación incluso empeoró en los ochenta, al desmoronarse los principios morales.

Los materiales ya no se elegían por sus características sino por su significado. Las culturas alta y baja se fundieron en un enorme crisol y los significados se mezclaron. Postmodernidad, utopía, negación, metacomentario, referencialidad, sociedad del espectáculo. Algo es arte,  si existe para unos discursos y unas prácticas que lo reconocen y pueden apropiárselo como arte.

En la actualidad todo puede ser un material…. un vestido viejo, maderas de derribo, un faro de bicicleta. La gama de proveedores de materia prima se ha ampliado drásticamente en las últimas décadas. Los productores  y elaboradores de madera, vidrio, metal tejidos y de materiales sintéticos han visto como se unían a su segmento grandes almacenes, mercadillos y tiendas de segunda mano. Y la lista es aún mas larga si consideramos también los posiblesmateriales inmateriales: el sonido, el olor, el movimiento y el tiempo se han incorporado al cajón de materiales de los diseñadores.

Las características físicas del material son cuestión importante. Pero ya no ha de ser determinante de todo. Para tratar los materiales con sinceridad hay muchas otras perspectivas. No tiene sentido juzgar el uso de los materiales basándose en la óptima aplicación de sus características físicas. Lo importante es porqué y cómo se utilizan.

Ya no hay grandes cuestiones de ideología, lo que cuenta ahora es la historia pequeña, inspirada en la realidad cotidiana, que no es moralizante, que no predica una verdad universal. A veces como signo de una actitud juguetona con la realidad. Historias pequeñas, accesibles, que queramos compartir. No desencadenarán cambios radicales en el universo, pero darán significado a nuestra cultura.

La sostenibilidad puede coincidir con lo efímero. Un producto debe poder deslustrarse visiblemente con el paso del tiempo sin por ello ser menos bello o feo. Envejecer, simplemente, como todos envejecemos. Utilizar los productos hasta que se caen a trozos. El tiempo que lleve este proceso puede ser mas o menos largo, pero eso no tiene importancia en sí, siempre que el producto acabe cerrando su ciclo. Lo que es preferible a las cortas vidas de los productos de moda.

Renny Ramakers. Doog  Amsterdam/ Pilar Blanco Imatra Bilbao

Abordan en una investigación conjunta aspectos tales como el diseño, la ecología, la sociología y los modos de vida contemporáneos y lo aplican directamente a su práctica profesional.

De Stijl

sábado, mayo 20th, 2017

El movimiento holandés  De Stijl (1.917 /1.941) se había centrado en primer lugar, en hacer que tanto en arquitectura como en el arte, lo individual cediera su lugar a lo universal. El valor de lo individual-pensaban-, tendría que desaparecer y esta desaparición se produciría además a favor de lo universal. De ahí resultaría: un arte general, “un estilo” (stijl)

Piet Mondrian, Theo van Doesburg, Peter Oud o Gerrit Rietveld fueron algunos de sus geniales fundadores.

Buscando la expresión de la estructura matemática y la armonía universal de la naturaleza Mondrian acuñó el término Neoplasticismo y también la restricción de la paleta pictórica a los colores rojo, azul y amarillo.

En algunos de sus célebres textos ofrece también una justificación para limitar la expresión neoplástica  a los elementos ortogonales: “Los dos valores contrarios, fundamentales y completos que configuran nuestra tierra y todo lo que está en ella son: la línea de tierra que es el curso de la tierra alrededor del sol, y el movimiento vertical y profundamente espacial de los rayos que tienen su origen en el centro del sol”.

En el año 1.917 se creó la famosa silla Roja-azul, diseñada por Rietveld. Esta sencilla pieza de mobiliario, basada en una silla-cama plegable tradicional, ofreció la primera ocasión para aplicar la estética neoplástica en tres dimensiones. Las barras y los planos de las composiciones se hacían realidad en ella como elementos articulados y desplazados en el espacio.

Numa

lunes, abril 24th, 2017

Son los textos ya clásicos de F. Jameson sobre la lógica cultural del capitalismo avanzado los que definen el marco para una meditación seria sobre el espacio y nuestra contemporaneidad.  El interés por la teoría geopolítica, la estética del lugar y una revitalizada voluntad, incluso en la teoría social y el arte, por abrir el problema de la espacialidad a una reconsideración o replanteamiento general son analizados por

Alberto Toscano&Jeff Kinkle (Zero books, 2015) en: Cartographies of the absolute

La red global de comunicaciones provoca el colapso de las viejas barreras espaciales. Todos los lugares, todos los espacios son accesibles ahora, instantáneamente. Esto no solo no representa la aniquilación del espacio por el tiempo, sino que convierte a esta nueva espacialidad en una de las claves fundamentales para explicar el desarrollo económico.

El mercado es la forma en que el capital, a un ritmo cada vez más vertiginoso, convierte envoltorios indiferentes desde el punto de vista material y funcional en más capital.

Velos

viernes, marzo 10th, 2017

Frente al desorbitado potencial que poseen las industrias contemporáneas del espectáculo y redes sociales, resistir a su efecto de empobrecimiento cualitativo y expropiación de la experiencia que las caracteriza, puede ser el leit motiv de una nueva política.

Acaso en esa tarea de esa nueva política  definida en la era del trabajo inmaterial, las prácticas artísticas lograrán encontrar, en un proceso de transformación de las sociedades actuales sus mejores argumentos de futuro.

Orgone

viernes, octubre 21st, 2016

Fiberglass chaise longue (1991) by Marc Newson for Cappellini

marc-newson

Más información en Imatra Costa 12-14 48010 BILBAO

Fragmento

domingo, abril 6th, 2014

Las nuevas formas estéticas son aquellas que logran sacar todo su partido de las fuerzas de producción artística que la modernidad ha liberado.

richardfauguet-b

Aquel que observa un fragmento aspira a conocer un todo, aspira a conocer las relaciones de reciprocidad y de implicación entre esa parte y su todo.

air de paris

Una sociedad emancipada será capaz de gestionar la abundancia material no como un fin en sí mismo sino como medio para el desarrollo de una vida no alienada

Birdhouse

viernes, marzo 22nd, 2013

Debemos comprender que el arte y la vida ya no son mundos separados. Por tanto debe desaparecer el concepto de “arte” como una ilusión desconectada de la vida real. La palabra “arte” ya no significa nada para nosotros. 

En su lugar exigimos que nuestro entorno sea construido de acuerdo con leyes derivadas de principios firmemente establecidos. Estas leyes -ligadas a las de la economía, las matemáticas, la técnica, etcétera- nos llevan hacia una nueva unidad plástica.

Hacia una construcción colectiva (Theo van Doesburg 1924)

No existe arte, arquitectura,  ni progreso, sin utopías personales que los sustenten, afirma  con naturalidad Pilar Blanco, directora de Imatra desde su fundación en 1.989. Imatra propone espacios   generativos hacia una cultura del proceso, del diálogo, del trayecto.