Reciclar y Renovar

viernes, junio 9th, 2017

Desde que existe la cultura y casi siempre con distintos objetivos y resultados, se ha citado, se ha parafraseado,se ha obtenido inspiración. A veces como homenaje, a veces como intento de destrucción, a veces una crítica, a veces una exploración, hoy, no obstante,  se habla de reciclar más que nunca. Lo que empezó a principios de siglo con los fotomontajes de André Bretón, la poesía experimental de Kurt Schwitters y Tristan Tzara y los periódicos recortados de William Burroughs para hacer literatura, se aplica ahora a gran escala y en todas las disciplinas artistícas.

El reciclaje se está convirtiendo cada vez más en una manera de crear algo nuevo. Reutilizar ya no se considera automáticamente una actitud nostálgica, conservadora, pragmática, plagiaria, o una simple cuestión de repetición de formas. El hecho de que las formas viejas puedan utilizarse para crear un contenido nuevo, también tiene su parte en el proceso.

Reutilización y reproducción se han vuelto cada vez más aceptables, incluso como una forma de producir creaciones originales. En lugar de ver una contradicción entre conceptos opuestos, a los que no se puede permitir interacción, los artistas diseñadores y arquitectos de hoy, entretejen lo viejo y lo nuevo para hacer nuevas combinaciones en que ambos se perciben como una única cosa.

 En los ámbitos más puristas ha venido prevaleciendo una inquebrantable fe en la naturaleza duradera del modelo Moderno y en la atemporalidad de las formas simples, mínimas, pero en nuestra sociedad de consumo, con su constante llamada a la innovación y con su aparente incapacidad para resolver los problemas medioambientales, parecen surgir nuevas voces que apuestan tanto por una simplicidad visual en el diseño global, como complejidad  en el tratamiento y observación de los materiales y sus procesos de producción.

El eslogan “Recicla y Renueva” se puede utilizar como un par de gafas coloreadas para mirar el mundo